El cerebro sirve para ir, el corazón sirve para llegar…

Según la Medicina Tradicional China el corazón es uno de los órganos relacionados con “el fuego”, que es uno de los 5 elementos en que se basa su teoría para ayudarnos a entender el funcionamiento de los ciclos de la naturaleza, del hombre y del movimiento de la energía (Chi) en general.

13102712_891661264277346_8625788532829509463_n

El corazón es el “emperador” que se ocupa de lo importante que nos ocurre en la vida y que permite unificar todos los aspectos de la persona. Nos aporta ganas de vivir. Usa la palabra para expresar nuestros sentimientos. La energía de este elemento se manifiesta con mayor intensidad en verano, tiene que ver con el desarrollo del máximo potencial, el esplendor, la plenitud y la expansión hasta los límites de nuestra capacidad. El Fuego es la fase del Ser completo, donde se integran todos sus aspectos, donde tomamos conciencia y sentimos las diferencias con el otro pero también la identificación con él. Tiene que ver con la capacidad de contener, de no juzgar, de disfrute, de desapego. Es nuestro centro emocional y el que aporta una carga (intensidad) suficiente para que las situaciones nos estimulen (Sentir).

13151801_891661434277329_265542609298364739_n

Si hay problemas de corazón se pueden manifestar como arritmias, palpitaciones, pulso débil, problemas en tensión sanguínea, problemas en el pecho (dolor, rigidez, constricción, tensión), úlceras en la boca, problemas en el abdomen superior (rigidez, hinchazón, debilidad), calor, cansancio, cuerpo tenso, dolor de cabeza, dolor de hombro, mareos, sudoración excesiva, depresión, insomnio (cuesta coger el sueño).

A nivel emocional se puede manifestar con nerviosismo, agitación, ansiedad, inquietud, problemas emocionales (exceso, represión, traumas, incapacidad para controlar, respuestas inapropiadas, confusión), comportamiento maníaco depresivo, histeria, risas excesivas o inapropiadas, tartamudeo, vulnerabilidad, falta de voluntad, hipersensibilidad.

Y a nivel mental como debilidad, confusión y falta de memoria.

13174001_891662224277250_1352435153408735994_n

Algunas cosas se pueden hacer para recuperar el equilibrio de este elemento:

  • Tener claros nuestros objetivos y actuar en consecuencia según ellos.
  • Ser coherente con lo que se siente, se piensa, se habla y se actúa.
  • Permitirte expresar las emociones y los sentimientos (Con el cuerpo, la voz y la mirada).
  • Reír, cantar, bailar, escuchar música, disfrutar, simplemente vivir.
  • Realizar actividades sociales, creativas o artísticas.
  • Hacer ejercicio como Yoga o Chikung.
  • Protegerse del calor.
  • Satisfacer primero tus necesidades reales para llenarte y así poder compartir, dar y amar.
  • Terapias recomendadas: Masajes de Shiatsu o terapeúticos o Fitoterapia.

13151391_891669050943234_3834295002441154757_n

Maike Bosselmann, cofundadora de Zendero Terapias Holísticas, terapeuta titulada en Medicina Tradicional China y en varias técnicas orientales

Deja un comentario